lunes, 13 de enero de 2014

La gran batalla…

El 2013 fue sin dudas un año bisagra para mí, con muchos cambios pero también con muchos quilombos, problemas reales que con el apoyo de mi familia y amigos los pude superar. Dejé terapia después de estar más de 7 años con la misma analista, decidí tomar el timón y empezar a enderezar el barco con hechos, las palabras sobraban ya, era el momento de accionar…corte una relación complicada que me tiraba para atrás y no sumaba nada en mi vida y empecé a volver a tejer esa red de relaciones sanas que tan bien me hace, apoyándome en la gente que realmente me ayuda a estar bien.

Me di cuenta que encerrarme y deprimirme ya eran una opción para mi, elegí dejar de ser ADICTA, empezar a poner en palabras todas esas emociones y sentimientos que por años me acostumbre a tragar, a devorar y masticar tanta mierda que me intoxicaba. Era el momento de dejar de recurrir a cualquier sustancia para tapar angustias, ansiedades, para evitar sentir. Dejar esa armadura que me cubría para protegerme…pero para protegerme de qué? del miedo a sentir?...me pasaron muchas cosas realmente jodidas en la vida y pude superarlas, me caí y me levante mil veces, pero esta no era una batalla más…era la más complicada, la que siempre había postergado, era una batalla con mi peor enemigo…conmigo misma.

Fueron meses difíciles, llenos de impaciencia, tensión, miedos, incertidumbre, no fue fácil, tuve que pelear con los monstruos más temidos, pero tenía un sostén muy importante y  mi vieja no se corrió de mi lado en ningún momento. Paso la primer batalla, la operación, y no fue fácil pero lo superé, el postquirúrgico fue heavy y mi mal humor insoportable, realmente quienes estuvieron a mi lado, lo padecieron. Con los meses empecé a verme mejor, pero la vida no es color rosa…entendí que esto era un 50 y 50 y ahora tenía que poner todo de mi para salir adelante y hacer que esto funcione.

Se caían las capas de grasa, se empezaba a correr el telón y sin quererlo estaba por primera vez al frente del escenario, con la posibilidad de ser la protagonista de esta historia, de mi propia historia. Era una consecuencia de mi elección, yo había elegido operarme, pero quizás no estaba preparada para bancarme el SENTIR…no era consciente en ese momento de las consecuencias que esa decisión iba a traerme, no era consciente de que todos esos hábitos a los que recurría para evitar sentir ya no iba a poder usarlos; hábitos autodestructivos, cargados de agresión…ya no podía recurrir a los atracones…y ahora? Como me bancaba los sentimientos?…cargue, cargue y cargue hasta que el cuerpo habló, licencia por estrés…lumbalgia por estrés, insomnio por estrés…me tire un montón de cosas encima y el cuerpo no lo aguanto.

En ese momento empezó otra batalla, luchar con esos hábitos, luchar conmigo misma y ese instinto tan destructivo y lleno agresividad…la agresión tiene dos caminos, sale o se queda adentro…por mucho tiempo la guarde y cuando empezó a salir me convertí en la peor persona que jamás había conocido. La convivencia con mi familia era insoportable, yo estaba más agresiva que nunca, ni siquiera les permitía acercarse. Me encerraba en mi casa, no salía, ni hablaba con nadie, me encerré en el trabajo y el único con quién hablaba en ese momento era con el chofer…el chofer de ese viaje que sin darme cuenta me llevaba al infierno.

Fueron meses de abstinencia, de miedos, cargados de emociones que no sabía cómo procesar; estaba en carne viva, al desnudo, frente a un nuevo camino, era el momento de empezar a transitarlo…no fue fácil pero de a poco entendí que debía empezar a correr las piedras del camino, a esquivar los obstáculos y aprendí que los vacíos son compañeros de ruta, son muy pesados si uno decide cargarlos, si te los pones delante se transforman en un pozo ciego en el que caes y del que es muy difícil salir, lo mejor es ponerlos a un costado y aprender  caminar con ellos…


La guerra sigue, pero hoy puedo decir que llevo más batallas ganadas que perdidas y tengo ganas de seguir luchando, porque pelee muchas causas que no eran mías, me cargue y me hice cargo de quilombos ajenos que eran parte de lo mismo, de tapar para no ver los míos. Hoy me siento PLENA, decidida y con ganas de empezar a disfrutar de la vida, no será la mejor, PERO ES LA MIA!


11 comentarios:

Anónimo dijo...

No aflojes,que al final está la victoria más importante: la victoria sobre uno mismo.

Un beso
UnChabonComun

Ana V dijo...

Felicitaciones Laura!
A no bajar los brazos y seguir andando en este nuevo camino que elegiste!
Te deseo un 2014 lleno de la mejor energía!

Anónimo dijo...

felicitaciones Laura muy lindo blog , con temas variaditos y muy entretenidos , me gusto mucho , saludos

Anónimo dijo...

Fui Amiga De La Laura Anterior... Pero Que Lindo Hacerme Amiga De Esta Nueva Persona En La Que Te Vas Convirtiendo Día A Día... Te Felicito Por Tus Logros Amiga Y Espero Poder Disfrutar Al Lado Tuyo Muchos Más!!! Son Únicas Para Mi!!! Te Quiero!!! Las Quiero!!! Este 2014 Tiene Que Ser El Principio De Todo!!! Besos!!!

rosana szteinhauz dijo...

Interesante reflexión Lau y muy bueno el recorrido que hacés de tu historia. Te propongo pensar los "vacíos" desde otro lugar. Los vacíos son el motor del deseo, es a partir de "eso que falta" , que uno sale a la búsqueda de lo que desea. El vacío es motor del deseo y es desde allí desde donde está muy bueno alojarlo. Tomar consciencia de que somos fallidos y nuestra vida no es sin "esos vacíos" que para cada ser son motor de otra cosa. Ro

Anita Quirantes dijo...

¿Tenés alguna duda que vas a salir adelante? Yo no.

Ingenieri dijo...

Que decirte....??, poco que no hayas escuchado. En algun momento has escrito algo respecto de los que te rodean, no es menor, a aquellos que vi salir lo han hecho rodeado de aquellos que te quieren fuera de eso y los que vi caer se fueron aferrados a aquellos que, como yunques, solo querían tenerlos en el fondo con ellos.

Me alegro mucho.

Anónimo dijo...

Es un excelente ejercicio de catarsis el tuyo. A veces "vomitar" lo que uno siente y después releerlo nos ayuda a ver dónde estamos parado. Y eso, inevitablemente nos ayuda a crecer como personas. Desde que empecé a leerte hasta hoy se ve una madurez en tus pensamientos y eso definitivamente es muy positivo! Beso!!! Seba

Bufón Pablo dijo...

Ufff! A ver... Me pediste que si leía, comentase, bueno, acá estamos... leí todo, de principio a fin, sí, en el laburo tengo muuuuchas cosas para hacer (NOT)
Uno es uno y sus circunstancias, no creo que uno pueda ser otro, sí creo que madura, que toma acciones y decisiones para cambiar cosas; pero son actos conscientes y que hay que laburar.
Es ahora y no antes, porque antes no se podía, no correspondía, simplemente no era le momento.
Sabés que me gusta tu humor ácido, filoso y sincero... en fin...
Me dejo un abrazo por acá, si querés te lo llevás puesto, y si no, algún pelotudo/a se lo apropiará.

Anónimo dijo...

Volvé a escribír, nos hace bien leerte.

Anónimo dijo...

a mi me la secan las pelotudas soberbias.
y psquiatricas.

Publicar un comentario

 

ME LA SECAN by RavenGirl - Si te lo copias te va a coger un burro